Seguidores

Gracias a todos los que me seguís y comentais, es un lujo contar con vosotros.

SIGUEME EN FACEBOOK DÁNDOLE A ME GUSTA

lunes, 4 de agosto de 2014

CEGADOS POR EL HUMO

¿De que sirve una guerra? ¿Nos hace mejores personas, tal vez?

A mí, sinceramente, no me preocupa el porque se produce la guerra, no me interesa lo mas mínimo.
Porque no creo que haya un motivo lo suficientemente grande, para dejar un rastro de muerte semejante.
No creo que ningún motivo lo justifique.

No es justificable tampoco que no se pueda hacer nada por interceder, que no nos mojemos con nada.
En plena era tecnológica, en la que nos encontramos con los mejores avances, en la que no tuviendo que hacer un esfuerzo muy grande, ponemos un pie en la luna, en la que nos preocupa si hay agua en Marte, pero no, si nuestros vecinos del tercer mundo, (como les dicen), tienen para saciar su sed.

No tiene nada que ver, pero si es muy significativo, es muy poco solidario, nos jaztamos de nuestra solidaridad, pero nada tiene que ver, es un lavado de cara, de cara a la galería por supuesto.

¿Será que nos estamos mimetizando con ellas?, con las máquinas, y estamos dejando los sentimientos a un lado. ¿Nos estaremos volviendo mas fríos, mas insensibles?.
No sé, a veces pienso que ojos que no ven corazón que no siente, que no sabemos ponernos en el pellejo del otro.
Que mientras no nos roce de cerca, nos hacemos oídos sordos.
¿Por qué nuestros dirigentes no ponen remedio?
¿Será posible que siendo tantos y tantos países no puedan interceder para que no se escuche mas la muerte?.
Dejemos de buscar culpables, pues es una batalla en la que pierden todos, una batalla en que matas o mueres y en la que tienen clavado el miedo en los ojos y el odio en su corazón.

Y me pregunto, hemos llegado al punto de desvinculación con los demás seres humanos, que si dos personas luchan frente a nosotros, dejamos que se maten sin interceder, o peor aún dándoles armas para que sigan luchando.

Seamos personas, razonemos utilizemos esa capacidad que solo nos ha sido dotada a nosotros, ¿merece la pena, que las gentes nos sigan porque tienen miedo?.
¿No sería mejor que les diésemos razones de peso para seguirnos?.
Involucremonos, mediemos, no seamos tan indiferentes.

Tantas preguntas sin respuesta, que están a tiempo de contestarse.
No tropecemos con la misma piedra una y otra vez a lo largo de la historia, de la vida, creyendo que hay vencedores y vencidos.
Porque en realidad son todos perdedores y están cegados por el humo, por el humo de las bombas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi blog es tuyo, por eso me gustaría que dejases tu comentario. Mil gracias.